Comparadores online

A lo largo de los últimos años han ido surgiendo en internet distintas webs con el objetivo de comparar precios online. La idea original consiste en agrupar en una sola web la posibilidad de calcular el precio de un determinado producto o servicio entre distintas compañías, ahorrando tiempo y facilitando conseguir precios más baratos.

Este fenómeno se ha ido extendiendo con el tiempo a los más diversos sectores. Así, hoy en día, todos conocemos comparadores de seguros, de hipotecas, de viajes, de telefonía,…

Muchos de los comparadores que originalmente se centraban en un determinado sector se han ido introduciendo en nuevos ramos. Así, por ejemplo, Rastreator, que inicialmente era un comparador de seguros online, en la actualidad permite consultar comparativas de viajes, de telefonía, de productos bancarios, de energía,… Sin duda la capacidad de atraer un elevado volumen de visitas les permite llegar a nuevos acuerdos en otros sectores que redundan en beneficio de sus usuarios (y por supuesto en beneficio propio a través de las correspondientes comisiones que cobran por contratar a través de su web, o de los jugosos ingresos por publicidad)

Sin embargo no es oro todo lo que reluce. A la hora de contratar algún servicio o realizar alguna compra en estos portales debemos fijarnos en una serie de aspectos para evitar posibles problemas.

En primer lugar: cuál es la empresa que nos vende el producto o servicio. ¿Es el propietario de la página o simplemente se nos redirige a otra web a la hora de finalizar el pedido? Este aspecto será de suma importancia a la hora de establecer las posibles responsabilidades en caso de que tengamos cualquier problema. Algunas de las webs pueden ser propiedad de empresas extranjeras, con lo que las leyes a las que están sometidas serán distintas de las que pueda tener una empresa española.

Siempre es importante consultar las secciones aviso legal, la empresa, quienes somos,… de forma que tengamos claro con quién estamos contratando, y prestar especial atención a las formas de contacto: mail, teléfono, dirección física,…

Por supuesto, los precios que se calculan están basados en los datos introducidos. Por ejemplo, en comparadores de seguros, los precios no serán válidos (o lo que es peor, la compañia aseguradora pondrá problemas en caso de un siniestro) si los datos del conductor, de salud, de las características del inmueble a asegurar,…no coinciden con los datos reales.

Debemos fijarnos en qué es exactamente lo que incluye el producto antes de contratarlo. Muchos comparadores de vuelos omiten posibles sobrecostes en la comparativa inicial, como puede ser la inclusión o no del equipaje en el precio mostrado, con lo que el precio final a la hora de contratar puede ser bastante superior según el caso.

Dentro de esta categoría de productos, recientemente hemos lanzado, junto con una de las más importantes corredurías de seguros,  www.agrupatusseguros.es en donde esperamos que podáis encontrar vuestro seguro ahorrando mucho dinero.

seguros-coche