Acceso remoto

acceso remoto

acceso remoto

Hoy en día es habitual acceder a equipos remotos a través de internet. A quién no le ha surgido la necesidad de consultar cierta documentación del servidor de la empresa en una visita a un cliente, o de trabajar desde casa, o incluso en vacaciones, de poderse conectar a la oficina para resolver alguna urgencia.

Existen diversas formas de configurar un enlace remoto. La diferencia principal vendrá marcada por el número de usuarios simultáneos que deben poder acceder. Si se trata de una sola persona, la manera más sencilla es usar escritorio remoto (utilidad incluida en todas las versiones modernas de Windows). Será necesario habilitar los permisos necesarios en el equipo al que deseamos acceder y configurar el router de la red de destino. Una vez conectados trabajaremos como si estuviésemos físicamente sentados delante de la pantalla del ordenador, accediendo a todos sus recursos (programas, datos, impresoras…). Funcionará con conexiones a internet con poco ancho de banda, porque realmente sólo estamos moviendo a través de la red la imagen en pantalla, no los datos de los ficheros o programas. Existen multitud de programas alternativos al escritorio remoto, como pueden ser Teamviewer, VNC, LogmeIn, … Todos estos programas, por cierto, pueden ser usados también para que un técnico preste servicio de mantenimiento informático, conectándose a un equipo para resolver la incidencia.

Cuando el objetivo es que varias personas accedan de forma simultánea a los recursos de una oficina remota la cosa se complica. En este caso podremos optar principalmente por 3 soluciones: trabajar con escritorio remoto contra un servidor, crear una VPN o instalar un servidor en cada delegación y configurar una sincronización de datos entre ellos. La opción gratuita de escritorio remoto sólo permite que un usuario se conecte de forma simultánea a un equipo. Si precisamos que varias personas accedan de forma simultánea a un equipo a través de escritorio remoto, deberemos disponer de un servidor Windows y contratar licencias de escritorio remoto (1 licencia para cada usuario que quiera conectarse). El coste de dichas licencias ronda los 150 €/usuario (además del coste del servidor si no disponemos del mismo).

Mediante una VPN (existen servidores gratuitos de VPN sin límite de usuarios), conectaremos nuestro equipo remoto de tal forma que trabajaríamos como si estuviésemos en red local con el equipo de destino y tendremos acceso a las carpetas compartidas en la red. Todo el procesamiento se efectúa en el equipo desde el que nos conectamos, y la transferencia de cualquier archivo que queramos consultar se realizará a través de internet. Es importante destacar que el protocolo VPN no es demasiado rápido, por lo que, aunque tengamos una conexión muy buena (tanto en el origen como en destino) la velocidad que alcanzaremos al mover archivos entre ambas ubicaciones no será, como norma general, la máxima contratada. Sin embargo, puede ser una buena solución para conectar delegaciones a bajo coste, cuando las necesidades de tráfico entre ellas no son muy elevadas o cuando el volumen de usuarios que necesitan tener acceso hace inviable económicamente otras alternativas.

Por último, existe la posibilidad de instalar un servidor en cada delegación y sincronizar datos entre ellos. Esta opción es muy interesante, por ejemplo, cuando tenemos usuarios que se mueven continuamente entre delegaciones, y permitirá, acceder a toda la información de la empresa en el servidor local, siendo éste el que se encargue de sincronizar los cambios con el resto de servidores de las demás delegaciones. Como en cada servidor habrá una copia de los datos, en caso de pérdida de información en una de las delegaciones siempre podremos recuperarla desde el servidor de otra oficina.

Siempre es importante estudiar las necesidades de cada usuario y la infraestructura disponible para poder elegir la opción que mejor se adapte a cada caso. En Irix Galicia tenemos experiencia en todas ellas y continuamente analizamos las nuevas herramientas que salen al mercado, de cara a adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes y ofrecerles aquellas mejoras que les puedan resultar interesantes. ¿Necesitas ayuda? Consúltanos sin compromiso